Viajar a Irán. Diario de un viaje

//Viajar a Irán. Diario de un viaje

Viajar a Irán. Diario de un viaje

Irán es un país lleno de sorpresas dispuesto a tumbar los prejuicios de las sociedades occidentales. Cada vez que nos preguntaban a dónde íbamos a viajar este verano y nombrábamos Irán, las caras de las personas que nos lo preguntaban no tenían precio. Siempre las mismas preguntas ¿qué hay en Irán?, ¿pero eso no es peligroso? o afirmaciones como: estáis locos. Puede que sí, que estemos locos, locos por viajar y descubrir nuevos destinos. Viajar a Irán ha sido sin duda una experiencia única llena de momentos inolvidables y otros que hacen el camino cuesta arriba. Una cosa sí ha sido constante a lo largo de nuestro recorrido: la sensación de seguridad y la hospitalidad de los iraníes. 

No es un país fácil de recorrer por tu cuenta si no has viajado anteriormente. Las dificultades del idioma y la imposibilidad de alquilar tu propio transporte (a no ser que estés dispuesto a pagar una gran suma de dinero) hacen que a veces el viaje sea más difícil de lo que habíamos imaginado en un principio al no querer contratar tours continuamente. Pero sin duda este viaje va a dejar huella y siempre lo recordaremos por la amabilidad de sus gentes y la posibilidad de sorprendernos positivamente a lo largo del camino.

Viajar a Irán

Información útil

1. Itinerario

Durante 16 días sin contar los vuelos hemos realizado el siguiente recorrido:

  1. Thererán (1 día)
  2. Noche en el tren Teherán-Shiraz
  3. Shiraz (2 días)
  4. Yazd (1 día)
  5. Yazd-Kharanaq-Chack Chack- Meybond-Yazd (1 día)
  6. Esfahan (2 días)
  7. Qazvin (1 día)
  8. Gazor Khan (2 días)
  9. Qazvin (1 día)
  10. Rasht (1 día)
  11. Masuleh-Rasht (1 día)
  12. Rudkhan castle-Rasht (1 día)
  13. Teherán (1 día)

2. Presupuesto para viajar a Irán

En general viajar a Irán no es caro aunque como siempre todo depende donde te alojes y las actividades que quieras realizar. La comida es barata por lo que el gasto más importante será el alojamiento y el transporte ya que para llegar a muchos sitios necesitarás coger un taxi compartido. Un dato importante es que no se puede sacar dinero de los cajeros con tarjetas extranjeras. Por tanto tendrás que llevar todo el dinero contigo y administrarlo adecuadamente.

En 18 días (con vuelos) estos han sido nuestros gastos para dos personas:

   Rials  Euros
Alojamiento 13.990.000  311
Transporte  8.133.000  180
Comida  6.680.000  148
Bebidas y snacks 3.750.000 83
Entradas y visitas  2.100.000  47
Excursión organizada  1.000.000  22
Lavandería   335.000  7
Visas    150 (75 € cada una)
Vuelos    796,85
Seguro    117,04
Total   1.861,89

Precios Agosto 2017 (45.000 rials=1€)

  • Gasto por persona durante 18 días incluidos vuelos: 931 €.
  • Gasto diario por persona sin vuelos ni seguro: 30€

      – ¿Se puede viajar por menos?

Por supuesto que sí, siempre se puede viajar por menos. Estos son unos cuantos consejos para disminuir el presupuesto diario:

  • Prueba a hacer couchsurfing. Sin duda Irán es un sitio muy seguro para hacerlo y sus habitantes son de lo más amables. Nosotros no lo hicimos ya que nos gusta tener momentos a solas aunque a veces cuando visitas las ciudades no es fácil puesto que te paran de manera habitual para hablar contigo o invitarte a algo.
  • Comparte taxis. Es muy común los savaris que son taxis compartidos con otras tres personas más por lo que el gasto se reduce considerablemente. Si quieres ahorrar aún más en transporte puedes probar a hacer autostop.
  • Negocia los precios. En el alojamiento o en los taxis en prácticamente un deber o acabarás pagando mucho más de lo que corresponde. En la mayoría de los alojamientos pudimos negociar precios y en algunos la diferencia fue bastante alta.
  • Si tienes tienda de campaña, en Irán está permitido acampar en muchos sitios, incluso en parques de ciudades.
  • Acepta las invitaciones. En nuestro viaje nos invitaron a comer varias veces y a beber algo. En primer lugar puede ser un poco chocante y lo primero que piensas es que te van a intentar sacar dinero (esto es lo que pasaría en muchos otros países con los turistas), pero sólo quieren saber de ti y tu visión del país. Es una experiencia muy enriquecedora y una manera excepcional para conocer mejor la situación de los iraníes y su cultura, además ahorrarás un poco 😉
  • Elige bien los monumentos y visitas que quieres hacer. Como turista hay que pagar por todas las entradas a los sitios turísticos y el precio es bastante más superior que el de los iraníes. En Shiraz por ejemplo todas las entradas cuestan 200.000 riales, lo equivalente a 4,5€ que en principio puede parecer poco pero cuando te das cuenta de todas las entradas que hay que pagar esa cantidad ya no parece tan pequeña. Los precios de los sitios turísticos han aumentado considerablemente, lo que antes valía 0,5€ vale ahora 4,5€ por lo que recomiendo elegir aquello que piensas que te es más interesante, algunos sitios no merece la pena entrar por ese precio. 

3. Visado

Desde hace unos años se puede adquirir el visado nada más llegar al aeropuerto, lo que hace que el trámite sea más rápido. El visado en el aeropuerto tiene una duración de 30 días y para obtenerlo es obligatorio:

  • Seguro de viajes que tenga cobertura en Irán. Si no lo has contratado previamente se puede adquirir en las oficinas que están al lado de las ventanillas para tramitar el seguro.
  • Pasaporte con más de seis meses de vigencia
  • Pagar las tasas. En Agosto 2017 pagamos 75€ cada uno

Además es recomendable llevar algún teléfono de contacto (puede ser el de un hotel) ya que te preguntarán por ello. Nosotros teníamos sólo la primera noche reservada y ese fue el teléfono que dimos. El tipo nos preguntó sobre el resto de sitios a los que íbamos a ir por si teníamos más reservas, no teníamos y no pasó nada. 

visa viajar a irán

Si prefieres tener la visa antes de llegar al país se puede tramitar a través de la embajada o de agencias de viajes.

4. Moneda

La moneda sin duda es uno de los quebraderos de cabeza de este país. Que si riales, tomanes,.. un lío, aunque con el paso de los días se va haciendo un poco más fácil. La moneda oficial es el rial, en agosto del 2017 el cambio entre euros y riales es el siguiente: 1€=45.000 riales. Irán tiene un problema de inflación y el valor de la moneda cambia constantemente por lo que los precios suben y bajan con facilidad. 

Debido a la inflación y a la cantidad de ceros, ellos hablan de tomans. 1 toman equivale a 10 riales por lo que cuando te digan un precio en la mayoría de las ocasiones tienes que añadir un 0. Pero el lío no acaba aquí, muchas veces te dicen que algo vale 25 tomanes, si le añades un 0 el precio sería ridículamente barato por lo que en estas ocasiones le tienes que añadir 4 ceros para conocer su precio en riales. Además la barrera del idioma hace que en ocasiones sea complicado saber el precio que te están pidiendo ya que confunden algunos números en inglés. Es una buena idea llevar una calculadora pequeña para negociar los precios y aprender a reconocer los números persas ya que encontramos taxistas que no podían utilizar la calculadora puesto que no reconocían los números occidentales.

moneda en irán

      – ¿Dónde cambiar el dinero?

Se puede cambiar el dinero en las principales ciudades. Es recomendable cambiar el dinero en las casas de cambio antes que en los bancos ya que el cambio es mejor. Se puede cambiar el dinero en el aeropuerto. Si quieres cambiar dinero en el aeropuerto dirígete a la caseta de cambio que se encuentra en la primera planta donde las salidas ya que el cambio es mejor que en los bancos del aeropuerto.

      – Números en farsi

Aprender los números del 0 al 9 puede ser muy ventajoso para poder leer y comparar precios. A nosotros no nos ha pasado pero hemos conocido a viajeros que cuando han entrado en cafeterías o restaurantes les han dado un menú en inglés y al compararlo con el menú local han visto que los precios son diferentes.

números persas

5. Alojamiento

Antes de viajar a Irán es importante informarse un poco sobre el alojamiento. La mayoría de los hoteles no aceptan reservas previas puesto que no se puede pagar con tarjetas extranjeras. Nosotros solo hicimos una reserva previa y fue el primer día en Teherán. En el resto de ciudades visitábamos los hoteles, veíamos antes las habitaciones y negociábamos los precios. No tuvimos ningún problema puesto que siempre había habitaciones en todos los sitios. Sin embargo, si quieres visitar Irán durante el año nuevo persa deberías reservar previamente. Si no te apetece ir de hotel en hotel preguntando puedes reservar en agencias iraníes. También puede ser útil dejarse llevar por los taxistas que te están esperando en las estaciones.

El alojamiento ha sido una de las cosas que más nos ha sorprendido de manera negativa. Después de haber estado en otros países y comparar, el alojamiento en Irán no se corresponde con su precio. Hemos encontrado los hoteles y albergues muy caros para lo que ofrecen. Aún así siempre intentábamos negociar los precios y conseguir algún descuento. La mayoría de los alojamientos ofrecen desayuno e Internet.

6. Gastronomía

La comida persa tiene fama de ser deliciosa pero es posible que no lo puedas apreciar durante tu estancia. A la hora de viajar a Irán, intentar encontrar un restaurante en el que se pueda encontrar comida tradicional puede llegar a ser misión imposible. Esto se debe a que los iraníes disfrutan de la comida tradicional en sus propias casas y cuando salen a comer fuera suelen pedir kebabs ya que es más complicado de cocinar. Por ello, en la mayoría de los restaurantes ofrecen kebabs y aquellos que tienen comida casera, los platos no están tan deliciosos. Los platos y kebabs suelen ir acompañados de arroz y/o pan. Si te invitan a comer a una casa no dudes en decir que sí, será la vez en la que pruebes la auténtica comida iraní y además estará riquísima.

comida persa

Kebab persa

7. Transporte

      – Desplazamiento entre ciudades importantes

La red de transporte en Irán comunica a casi todas las ciudades por tanto en muy fácil moverse con el transporte público a las ciudades más importantes. Para ello puedes hacer uso de:

  • Avión. Irán es un país enorme y si dispones de poco tiempo puede ser la opción más conveniente al algún momento del viaje. Hay múltiples aeropuertos que conectan las diferentes ciudades. Para reservar un billete lo tendrás que hacer por medio de agencia ya que no se puede pagar en Internet con tarjetas extranjeras. 
  • Tren. Los trenes son lentos y el que cogimos era bastante viejo. Sin embargo, si tienes que hacer un desplazamiento por la noche, es más cómodo dormir en el tren que en el autobús. Hay varios tipos de tren y de billetes. Dependiendo del precio que pagues tendrás algo de comida o mejores cabinas. Por los general hay un vagón restaurante al principio del tren. Al igual que el avión, lo más conveniente es reservar el billete a través de agencia o tu hotel lo puede gestionar en la página web. Nosotros reservamos el billete a través del hotel y no nos cobraron ningún tipo de comisión. Una vez llegas a la estación hay que dirigirse a la policía de turismo para que compruebe tu visa y pasaporte. Con el visto bueno ya podrás ponerte en la fila de los controles. Los baños de los trenes son un poco asquerosos así que es recomendable llevar papel higiénico.
  • Autobús. Hay autobuses para prácticamente todas las ciudades importantes. Los autobuses son de dos tipos: VIP y normales. Los VIP tienen la mitad de asientos que los normales por lo que éstos son mucho más espaciosos, además te dan un paquetes con snacks para el viaje. Los otros autobuses son como los que conocemos nosotros solo que los que cogimos eran un poco más viejos. Los billetes se pueden comprar en agencias o en la estación. Dentro de la estación cada empresa de autobuses tiene sus propias taquillas. Es bastante fácil comprar los billetes para el mismo día o el siguiente. Si lo quieres comprar con más antelación resulta complicado ya que ellos tienen otro calendario y en muchas ocasiones no hablan inglés.

      – Desplazamientos a sitios turísticos y ciudades/pueblos pequeños

El problema en el transporte viene cuando quieres visitar ciertos sitios como Persépolis. Es inexplicable que no haya transporte público desde Shiraz a un sitio tan emblemático. Este mismo problema lo encontramos en las estaciones de autobuses, trenes y aeropuertos que están construidas a las afueras de la cuidad. El transporte público es prácticamente inexistente lo que nos ha obligado a coger taxis (cosa que odio) más de lo que nos hubiese gustado. Recuerda negociar siempre el precio antes de subirte al taxi. Hay dos tipos de taxis:

  • Taxis privados. Pueden ser oficiales (amarillos) o no oficiales. Tendrás que negociar siempre el precio o acabarás pagando tres veces más, especialmente en los que no son oficiales. Si tienes un móvil con número iraní, la aplicación Snapp puede serte útil (similar a uber). Para que os hagáis una idea, pagamos 20€ desde el aeropuerto de Teherán a nuestro hotel a la ida (más de 30 km) y para ir desde el hotel al aeropuerto, el chico del hotel con la aplicación nos consiguió un taxi por 11€.
  • Savaris. Son taxis compartidos que salen cuando están llenos. En general en los savaris pagamos el mismo precio que los iraníes así que no tuvimos que negociar nada. Los savaris salen desde puntos estratégicos de la ciudad. No todos los taxis amarillos son savaris.

8. Internet y teléfono móvil

Tu teléfono móvil no va a funcionar en Irán. Lo intentamos varias veces pero todas las llamadas eran fallidas. La verdad es que no nos preocupó mucho lo de no poder contactar con nadie ya que solo viajábamos por 16 días. Sin embargo, después de varios días nos dimos cuenta de que podría haber sido útil comprar una tarjeta SIM. El caso es que los iraníes te paran constantemente por la calle y te dan sus teléfonos por si necesitas ayuda de manera desinteresada. Se puede adquirir una tajeta SIM en cualquier lado.

En la mayoría de los hoteles puedes conectarte a Internet. Solo hubo tres hoteles que no tenían conexión o estaba “rota”. Algunas páginas de Internet están bloqueadas al igual que el Facebook. Algún viajero que conocimos se había descagado un programa para cambiar la vpn y poder tener acceso a todo el contenido de la red. 

9. ¿Cuándo viajar a Irán?

La mejor temporada para viajar a Irán es la primavera o el otoño, especialmente si quieres visitar los desiertos. Las temperaturas en verano son bastante elevadas. Nosotros visitamos el país en agosto y las temperaturas eran altas pero al vivir en Madrid estamos acostumbrados. No quisimos adentrarnos en el desierto. En invierno las temperaturas pueden llegar a ser muy bajas durante la noche.

En general el clima en la mayor parte del país es seco. Las regiones cercanas al Caspio y al golfo pérsico son bastante húmedas.

10. ¿Es seguro viajar a Irán?

Es la pregunta del millón y la respuesta en un SÍ enorme. Los únicos peligros son que a veces no sabrás como “escapar” de los iraníes que te invitan a algo sin creer que les estás ofendiendo 🙂

 

 

About the Author:

Deja un comentario